IBM-Banco Nación

el periodista que denunció el caso terminó pidiendo limosnas en estaciones de subte, por
Fernanda Balatti.

BUENOS AIRES, jun 05 (DyN) – El millonario fraude al Estado perpetrado en 1994 mediante la contratación a IBM para la informatización del Banco Nación fue denunciado por el periodista Santiago Pinetta, que después de develar el caso se convirtió en un mendigo de las estaciones de subterráneos porteños.

En su libro “La Nación Robada”, Pinetta develó las maniobras de corrupción que rodearon la operación entre el Nación e IBM, por casi 250 millones de dólares, y el propio periodista acudió en 1994 a los tribunales federales para radicar la denuncia que dio origen a una investigación penal que ahora será ventilada en un juicio oral.

Ninguna editorial aceptó publicar su libro, por lo que financió su impresión y distribución con la ayuda de amigos.

La obra fue ignorada tanto por la Justicia como por la prensa hasta que Pinetta se presentó en los tribunales para reportar que la licitación para la puesta en marcha del proyecto “Centenario”, consistente en informatizar 525 sucursales del Nación, fue confeccionada para que sólo IBM pudiera ganarla, contra el pago de 37 millones de dólares en coimas, de los cuales llegaron a pagarse 21 millones.

A partir de la denuncia, el entonces juez Adolfo Bagnasco abrió una investigación que permitió rastrear en el exterior los fondos de los sobornos.  Mientras, Pinetta se quedó sin empleo, comenzó a sumar problemas de salud y sufrió tres atentados mafiosos, en uno de los cuales los atacantes le inscribieron “IBM” en el cuerpo, con un elemento cortante.

El periodista denunciante, que tiene 74 años, terminó viviendo de las limosnas que recoge en las estaciones de subte.

SFB LT
A todos los interesados en el caso Pinetta “Escribí ayer el breve despacho sobre la situación de Pinetta.

Lo hice a las apuradas, complicada porque la Corte había resuelto varias cosas y se me acumulaban las notas pendientes en un día en que, además, teníamos asamblea porque en DyN estamos demandando una recomposición salarial. Cuento esto porque, honestamente, el caso Pinetta merece mucho más que las pocas líneas que le dediqué, construidas en base a datos que tenía en mi mente de los años en que cubrí IBM-Nación. Me consta que él radicó la denuncia que dio origen a la causa penal y, de hecho, la carátula del expediente “Santiago Pinetta, su denuncia” permaneció en medio de los constantes cambios de calificación penal que tuvo la investigación: fraude, cohecho, administración infiel, etcétera, etcétera.

No puedo decir que conozca a Pinetta. Lo vi algunas veces en la Sala de Periodistas del Palacio de Justicia (no en Comodoro Py, donde tramita IBM-Nación) cuando ya estaba desmejorado y casi sin trabajo.

Ayer, antes de escribir el despacho, llamé a los colegas de la sala para saber si alguien sabía de él y uno de los acreditados allí me dijo que hace tres semanas lo vio en una estación de subte, sin poder precisar en cuál.

Hasta hace un par de años mendigaba en la línea C, ignoro dónde está ahora. Sí recuerdo que él trabajó en Clarín, en La Razón, que hizo radio y creo que TV. Ignoro cómo fue que terminó viviendo de la caridad. Voy a insistir con los colegas de la sala para ver si alguien sabe cómo ubicarlo.

La verdad es que sería un buen aporte difundir su historia, con su propia voz.

Saludos cordiales y espero que nos encontremos mañana”

Fernanda Balatti

Fuente : Periodismo entre rios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: